La importancia del agua en el Mundo Islámico (1 parte)* por Laura Galbán (Puerto Rico)

07 mar, 2014

Introducción:
 
Un vistazo a los palacios de la Alhambra y el Generalife en Granada, edificaciones  construidas en las afueras de la ciudad, nos muestran su carácter de residencias reales. La Alhambra (ubicada en las inmediaciones de un pequeño castillo conocido como “La Torre de la Vela”) se comenzó a construir en  el siglo once, funcionando tanto como palacio como edificio administrativo, fusionando el carácter real y el político a la vez, situación que tiene su origen tiempo atrás. El palacio del Generalife como es conocido, fue construido en el siglo catorce como un lugar de relajación y entretenimiento para el sultán, esto explica la gran atención que se le da en este edificio a los jardines y al entorno natural.
Ambas construcciones brindan una importancia central al tema del agua y su concepción en el mundo islámico, además la incorporación del agua desde una perspectiva arquitectónica les confiere una impronta artística y técnica notable. En ambas construcciones el agua (como veremos más adelante), transmite diferentes mensajes, lo cual vino a determinar el diseño y disposiciones arquitectónicas de estas construcciones.
En el palacio real de la Alhambra el agua juega un papel esencial tal y cual lo juega en el Mundo Islámico. La importancia que el agua juega en esta cultura inspiró a los ingenieros y arquitectos a buscar diversas y nuevas formas de incorporar este elemento en la Arquitectura Islámica, con el objetivo de satisfacer  las demandas de la realeza de materializar el simbolismo del agua de acuerdo a las tradiciones islámicas a saber: abundancia, riqueza, poder y eternidad.  A través del análisis de los diferentes usos del agua y los mecanismos hidráulicos utilizados, es posible demostrar  la importancia de esta en la arquitectura de Al-Andalus, en donde tanto la naturaleza como la técnica se unen para crear una atmosfera llena de paz, serenidad y armonía.
EL SIGNIFICADO DEL AGUA EN EL MUNDO ISLÁMICO
 
De acuerdo al sagrado Corán existe una estrecha relación entre el Agua y la Creación, este libro sagrado nos dice que la vida misma proviene del Agua, esta relación se encuentra bien expresada en los siguientes versos coránicos : “Él es quien ha creado del agua un ser humano, haciendo de él el parentesco por consanguinidad o por afinidad. Tu Señor es omnipotente. ” (1)
 
Estos versos expresan tanto el poder creador de Allah como el papel mediador del Agua en el proceso de la creación.
La ausencia de Agua en el desierto en buen parte del Mundo Islámico, hace que el Agua adquiera una importancia central y sea un elemento muy apreciado en cualquier lugar en el que se le pudiese encontrar.  Sin embargo el deseo de decorar los palacios con agua resulta un inusual. Ahora dentro de la terminología del simbolismo religioso el agua ha sido asociada con el Paraíso. El agua es utilizada como metáfora de abundancia, paz y seguridad. Esta creencia está confirmada en el Corán en donde encontramos: “Los temerosos de Dios estarán entre jardines y fuentes.  «¡Entrad en ellos, en paz, seguros!»” (2)
En la mayoría de las religiones el agua es sinónimo de purificación, considerándola capaz de limpiar los pecados y aliviar las tribulaciones, esta concepción está presente en el Judaísmo, Hinduismo y Catolicismo (3). En el Islam el ritual de la ablución que precede a las oraciones obligatorias es un reflejo claro de esta cualidad purificadora.
El deseo de controlar el poder del agua condujo al desarrollo de un sistema hidráulico, en la España Islámica, esto transformaría el panorama de Al-Andalus, creando un amplio sistema de irrigación en los palacios de la Alhambra, la Madinat Al-Zahra en Córdoba y otras ciudades. Obviamente que el mensaje detrás de todo esto era enfatizar la capacidad del gobernante de proveer el recurso elemental de la vida. Tanto en aquel tiempo como hoy buena parte de la Península Ibérica —incluidas las partes en donde reside población musulmana— depende de la irrigación para el sostenimiento de su agricultura.
COMPONENTES DEL SISTEMA HIDRÁULICO DE AL-ANDALUS
 
España había desarrollado un sistema hidráulico, producto de la dominación romana, el elemento principal de este sistema era el acueducto. Durante la Edad Media los musulmanes introdujeron nuevos conceptos de ingeniería acuífera traídos del Medio Oriente y de Persia. Uno de estos métodos adoptados en España era el qanat o canales subterráneos, construidos con el objeto de extraer el agua-lluvia acumulada en capas de arena. Estos qanat funcionaban a través de una serie de pozos, de diferente profundidad, determinada por la cantidad de agua contenida en las capas de arena. Cuando el nivel del agua alcanzaba la altura del qanat esta era conducida hacia un depósito y luego distribuida a través de acequias o canales, estos eran unos conductos generalmente hechos de ladrillo que transportaban el agua a lugares específicos. La cantidad de agua de una acequia en particular era controlada en base a una unidad de medida llamada la fila, dependiendo del tamaño del lugar seleccionado la capacidad de dispersión del agua de una fila podía variar de entre 46 a 128 litros por segundo. La España medieval heredó también de la ingeniería islámica la noria o rueda de agua persa, cuya función era la extracción y elevación del nivel del agua. Esta fusión de la ingeniería romana con la islámica en Al-Andalus, dio como resultado una serie de procedimientos de irrigación que luego fueron llevados por los españoles a las colonias del Nuevo Mundo.

– See more at: http://www.redislam.net/2012/01/la-importancia-del-agua-en-el-mundo.html#sthash.DydRekm4.dpuf

About the author

Related Posts

Leave a reply

css.php
A %d blogueros les gusta esto: