10 Oct, 2017

Bismil-laahir Rahmaanir Rahiim, Alhamdulil-lahi Rabbil Alamín, wa assalatu wa assalam ala Rasulilah (s.a.w.) En el nombre de Al-lah, Él Misericordioso, Él Compasivo, todas las alabanzas son para Alah El Señor de los Mundos, y que la paz y las bendiciones de Al-lah sean sobre Su Profeta Muhammad (s.a.w.)

Narró Anas (r.a.n.) que el Mensajero de Allah (s.a.w.) dijo: “Quien obtenga tres cualidades encontrará la dulzura de la fe. Quien ame a un hombre y le ame sólo por la causa de Allah; quien ama sobre todas las cosas a Allah y su Profeta, y quien aborrece volver a la incredulidad, después de que Allah lo haya extraído de ella, de la misma manera que se aborrece ser arrojado en el Fuego infernal. (Bujari 16). Según otra narración el hadiz comienza con estas palabras: “nadie encontrará la dulzura de la fe hasta que…” (Muslim 43).
“Quien obtenga tres cualidades encontrará la dulzura de la fe.” Con la palabra “dulzura” se intenta describir una sensación (dhauuq) que tiene lugar en el corazón cuando éste experimenta la felicidad y la gracia que lo alimenta.
Dijo As Suiuuti: “la frase: dulzura de la fe, es una metáfora que compara el deseo del creyente por al fe (imán) con un elemento dulce, evidenciando la existencia real de la consecuencia”.
Dijo An Nauaui: “El significado de “la dulzura de la fe” es saborear los actos de adoración y soportar las dificultades, dando más importancia a ello que a los asuntos mundanos. Por eso la demostración del amor del siervo por su Señor y Su Mensajero es cumplir con los actos de obediencia y apartarse de las prohibiciones.”
El amor al que se hace mención en la frase: “quien ama sobre todas las cosa a Allah y Su Profeta” es el amor humano que la persona siente hacia sus hijos, esposa o bienes materiales. Sin embargo Al Jattaabi dijo: “El amor al que se refiere es al amor consciente”.
Dice el hadiz: “Amad a Allah con todo vuestro corazón” (transmitido por al Baihaqi en su libro “Las señales de la profecía” 2/247). Un signo de amar por Allah (s.w.t.) es amar lo que Él ama y detestar lo que Él detesta. Dando prioridad a Su complacencia, buscándola con todo su potencial, apartándose de lo ilícito y despreciándolo. Siguiendo el ejemplo y la senda del Mensajero de Allah (s.a.w.) tal como dice el Corán: “quien obedezca al Mensajero obedece a Allah” (4:80). Quien de prioridad a las órdenes u opiniones de otros sobre las del Mensajero de Allah (s.a.w.), evidencia su falta de amor a Allah y su Mensajero. El amor al Profeta (s.a.w.) es una consecuencia del amor a Allah (s.a.w.), por lo que quien ame a Allah (s.w.t.) y le obedezca, amará al Mensajero y lo obedecerá.
Una consecuencia directa del amor a Allah (s.w.t.) es el respeto por los piadosos y devotos, así como el amor por los profetas, los enviados y los creyentes sinceros. El amor por todo aquello que es amado por Allah (s.w.t.) es parte de la perfección de la fe.
“Quien aborrece volver a la incredulidad después de que Allah le haya extraído de ella, de la misma manera que aborrece ser arrojado en el fuego infernal”, es decir que aborrece ambas cosas con gran intensidad. Este hadiz es una refutación a los extremistas que consideran que el musulmán que comete un pecado o desobediencia habrá perdido la totalidad de la fe, aunque se arrepienta posteriormente.
Lo correcto es que si el musulmán no se arrepiente tras cometer un pecado o desobediencia, su fe habrá disminuido, pero si se arrepiente su Fe no disminuye ni se corrompe, y por eso los emigrados (muhayirun) y los asuxiliadores (ansar) fueron la mejor generación de esta nación, a pesar de haber sido incrédulos antes de aceptar el islam. Pero al aceptar la guía de Allah (s.w.t.) todos sus pecados anteriores fueron perdonados.
Fuente:
http://wwwislamgurea.blogspot.com/2010/12/el-amor-allah-5.html

About the author

Related Posts

Leave a reply

css.php
%d bloggers like this: